55 5673 5682 karen@serinmune.com

Parte tres

Inmunodepresión en tiempos de Coronavirus

¿Cómo fortalecemos nuestro sistema inmune o Wei Qi? Un enfoque desde la medicina clásica China 

Como hablamos en la entrada anterior (si no leíste el post anterior te dejo el link al final del artículo) el Wei Qi es nuestra energía protectora, la primera línea de defensa contra todas las enfermedades (el equivalente a nuestro sistema inmunológico); por ello es de vital importancia hacer todo lo posible para ayudar a que este ejercito de defensas este a su máximo rendimiento. A la fecha se habla de muchos caminos diferentes para cuidar nuestra salud y cuerpo, las siguientes estrategias están basadas en la sabiduría ancestral de la medicina China que ha tenido muy buenos resultados hasta nuestros días y al mismo tiempo brinda un enfoque distinto al tratar a nuestro cuerpo como un todo y buscar el equilibrio en este para restaurar la salud.

Estrategia 1: Mejora tu nutrición

Lo que comemos tiene un impacto significativo y duradero en nuestra salud inmunológica. Los principios de la medicina china apoyan la comida con alto contenido de nutrientes, creyendo que la comida en sí misma es medicina, en línea con lo que todos los sistemas médicos tradicionales han enfatizado a lo largo de la historia.

Un problema al que todos nos hemos enfrentado es que probablemente hayas visto información contradictoria sobre qué comer. Pero hay que tomar en cuenta que en base a la investigación y la sabiduría recolectada a lo largo de la historia lo mejor es comer alimentos reales.

Sé que puede parecer demasiado simplón, sin embargo, dado que por ejemplo el 60% de la dieta en Estados Unidos consiste en alimentos procesados, no se puede enfatizar lo suficiente en resaltar la importancia de tener una dieta más equilibrada.

Elije alimentos orgánicos ricos en nutrientes, como una variedad de frutas y verduras, proteínas saludables y grasas beneficiosas. Escoge una variedad de plantas para absorber una mayor variedad de fitonutrientes. Come lo que puedas digerir, asimilar y eliminar bien. Tratar de eliminar el azúcar refinada lo mas que puedas de tu dieta.

Como el 70-80% de nuestro sistema inmunitario reside en nuestro intestino, es bueno incluir alimentos probióticos en nuestra dieta para alimentar a nuestras bacterias saludables. Las cebollas, los puerros y el ajo son ejemplos de alimentos probióticos que son fáciles de agregar a sus comidas para ayudar a fortalecer su sistema inmunológico.

Cocina con abundancia de hierbas y especias

Una de las mejores maneras de apoyar una salud óptima (y mejorar tus habilidades culinarias) es incorporar hierbas y especias en tu cocina diaria.

Las hierbas y especias están muy concentradas en nutrientes y, a menudo, tienen propiedades antimicrobianas y de apoyo inmunitario.

Algunas de las hierbas y especias mas recomendables para cocinar incluyen: cúrcuma, jengibre, ajo, cilantro, canela, romero y orégano. Si no estás seguro de cómo incorporar las especias en la cocina, comienza siguiendo tu propia sabiduría e instintos creativos. A menudo, tu cuerpo te dirá lo que necesita.

Nutrientes individuales y suplementos

Si bien la nutrición es la base, los suplementos también pueden ayudar a fortalecer el sistema inmunológico. Dicho esto, recuerda que los suplementos son solo eso: una adición a una dieta y estilo de vida saludables. No subestimes el poder de los alimentos como pieza fundamental para un sistema inmunológico óptimo.

No hay ningún suplemento que pueda reemplazar el buen sueño, ni existe un suplemento que pueda cambiar mágicamente tu sistema inmunológico cuando estás agotado por ver las noticias todo el día.

Todas las vitaminas y minerales apoyan el sistema inmune de alguna manera. A continuación destaco algunos de los nutrientes que ayudan a regular el sistema inmune innato y adaptativo:

Zinc: este mineral inmunomodulador clave se puede encontrar en alimentos como carne de res, almejas, ostras, cangrejo, legumbres, nueces, yemas de huevo y semillas.

Vitamina D: Tu cuerpo fabrica vitamina D de manera natural, idealmente a partir de la exposición solar adecuada. Dada la importancia de los niveles óptimos de vitamina D para la inmunomodulación, es importante evaluar tu nivel de vitamina D para que el médico te pueda recomendar la suplementación adecuada (si es necesario). También puedes considerar el aceite de hígado de bacalao como una fuente beneficiosa.

Vitamina C: si está comiendo una dieta rica en nutrientes con abundantes frutas y verduras, puede obtener cantidades saludables de vitamina C de las fresas, los cítricos y la piña, así como del brócoli, la col rizada y los pimientos. Algunos profesionales recomiendan complementar con 1000 mg diarios para un mayor apoyo, especialmente durante los desafíos de salud estacionales, ya que la vitamina C ayuda a reducir el estrés oxidativo en las células.

Vitamina A: este nutriente es especialmente útil para mantener las células de la mucosa, que funcionan como una barrera para las infecciones. La vitamina A es abundante en la dieta y se encuentra en la carne, el pescado y los huevos. La previtamina A (también conocida como betacaroteno) se puede encontrar en alimentos vegetales como las papas, la col y las zanahorias.

Vitamina E: esta vitamina ayuda al cuerpo a combatir las infecciones y se puede encontrar en las espinacas, nueces y semillas.

Estrategia 2: Hidrátate todos los días

Si bien es simple y aparentemente obvio, tomar mucha agua es otra clave para apoyar tu sistema inmunológico.

Sin embargo, beber suficiente agua (generalmente de ocho a 10 vasos al día) es solo una parte de la ecuación de hidratación. Según la teoría dietética china, todas las bebidas deben ser a temperatura ambiente o más cálidas, lo que significa que las bebidas heladas deben minimizarse.

La razón es que el sistema digestivo solo absorberá alimentos o líquidos que estén a 37 grados celsius o más calientes. Esto no es un gran problema si tomas bebidas frías o helados ocasionales, sin embargo, si lo conviertes en un hábito, esto puede agotar su fuego digestivo / Qi y contribuir a una variedad de problemas de salud.

Por esta razón, es recomendable tomar agua a temperatura ambiente o tés calientes.

Estrategia  3: Practica el movimiento y la meditación regularmente

Es importante disfrutar  mover tu cuerpo regularmente y participar en prácticas que  permitan cultivar una mente tranquila.

Muchos estudios han relacionado el ejercicio con marcadores inmunes saludables. Por ejemplo, el American Journal of Medicine publicó un estudio de un año en el que se les pidió a las mujeres que caminaran durante 30 minutos todos los días, lo que resultó en un 50% menos de posibilidades de infección de las vías respiratorias superiores que las mujeres que no hicieron ejercicio.

Múltiples estudios han demostrado que las prácticas de Qigong, Tai Chi y meditación proporcionan beneficios significativos para el sistema inmune (y todas estas prácticas ayudan a cultivar una mente tranquila y una regulación del sistema nervioso).

Por ejemplo, un estudio publicado en el International Journal of Behavioral Medicine demostró que Qigong ejerció efectos inmunomoduladores significativos sobre los componentes de la respuesta inmune innata y adaptativa, lo que demuestra la cantidad de poder que tenemos dentro de nosotros cuando lo aprovechamos.

Estrategia  4: Dormir como si tu vida dependiera de ello

El sentido común y mucha experiencia nos dice a la mayoría de nosotros cuán importante es la calidad y la cantidad de sueño para una inmunidad óptima. Hay muchos estudios para respaldar esto. Por ejemplo, en un estudio publicado en febrero de 2019 en el Journal of Experimental Medicine, los investigadores descubrieron que una buena noche de sueño puede mejorar las células inmunes especializadas llamadas células T. Es importante practicar una buena higiene del sueño, especialmente cuando se trata de dispositivos electrónicos. Se recomienda apagar sus dispositivos electrónicos al menos dos horas antes de acostarse, ya que estos dispositivos interfieren con la liberación de melatonina del cuerpo, la hormona que induce el sueño.

Estrategia 5: Sé consciente de tu bienestar emocional: ¿qué sientes? vs. ¿Con qué alimentas tu mente?

Si bien la comida, el agua y el ejercicio son muy importantes, uno de los contribuyentes más importantes para el Wei Qi saludable es el bienestar emocional. La medicina china considera todas las emociones simplemente como energía que necesita ser procesada de manera saludable.

Para fomentar el bienestar emocional y fortalecer su Wei Qi, una de las cosas más importantes que puedes hacer es ser consciente de tus sentimientos.

El bienestar emocional no se trata de “tratar de pensar en positivo”. No se está dando un giro positivo a las interacciones y eventos. Y no significa proyectar la culpa sobre otro o actuar.

Significa volverse más observador, notar sensaciones en tu cuerpo que pueden estar asociadas con sentimientos o emociones, y permitirse tener la experiencia completa, sin empujarla hacia adentro o proyectarla hacia afuera.

Cuando sentimos nuestros sentimientos en lugar de reprimirlos o proyectarlos en los demás, permitimos que el espacio de ideas y conciencia brote desde dentro, moviéndolo a la mente consciente.

En la teoría de la medicina china, por cada emoción no procesada, hay una virtud debajo disponible para la expresión.

¿Conoces esa sensación de paz y claridad que a menudo obtienes después de un buen llanto? Los investigadores han descubierto que llorar puede aumentar el bienestar. Endorfinas como la oxitocina, y las lágrimas en realidad liberan hormonas de estrés excesivas como el cortisol.

La acupuntura y la acupresión también pueden fomentar un buen estado mental. De hecho, el bienestar emocional es una de las principales razones por las cuales las personas buscan tratamiento de acupuntura.

Restrinje tu consumo de medios (especialmente durante tiempos traumáticos)

A medida que la medicina china nos recuerda elegir conscientemente qué nutrición ponemos en nuestras bocas, también sugiere que salvaguardemos nuestras mentes.

En marzo de 2020, se publicó un artículo en Health Psychology que destaca cómo la exposición a los medios durante un trauma compartido puede tener consecuencias a largo plazo en la salud física. Los investigadores instan al público a limitar el consumo de medios: mantente informado, pero alejado del sensacionalismo y la cobertura repetitiva de los eventos.

En conclusión podría resumir en que todas las estrategias para fortalecer nuestro sistema inmune o Wei Qi consisten en buscar el equilibrio en distintas áreas de nuestra vida y habitos, lo cual es muy lógico y simple ya que apela a nuestro sentido común de como debemos cuidarnos y alimentarlos a pesar de que muchas veces nos venden la idea de que el llevar una vida sana y equilibrada implicar adquirir productos costosos o rutinas imposibles, la salud física y emocional esta al alcance de todos nosotros, solo falta ser consistente con este estilo de vida para poder ver los resultados.

Si te perdiste la entrada anterior aquí te dejo el link:

Fortalecer vs aumentar nuestro sistema inmune; un enfoque desde la medicina clásica China

 

Referencias

https://academic.oup.com/

https://www.sciencedirect.com

https://www.ncbi.nlm.nih.gov

https://psycnet.apa.org

https://www.sciencedaily.com/

https://www.patriciafitzgerald.com