55 5673 5682 karen@serinmune.com

La pregunta del millón de dólares. Aquel para la que todos queremos la respuesta…

Bueno, ¿alguna vez has visto a alguien a quien admiras – alguien que va exitosamente por la vida, superando obstáculos y mostrando una inmensa fuerza mental – y has pensado: caray, ¿deben estar programados de manera diferente a mi?

¡Yo también!

Sí, puede parecer que son de un mundo aparte, pero no es así. También son humanos, y aunque tienen diferentes mapas y hábitos neurológicos, pensar que nacieron de manera diferente es una excusa. Porque entonces puedes culpar a  tu falta de motivación, a tu confianza, éxito, etc.  en fin, culpar a algo más que lo que realmente es.

Debes saber que la cuestión de cómo convertir los pensamientos negativos en acciones positivas es en realidad una pregunta capciosa.

Esto se debe a que un pensamiento negativo es como un tren de carga. No se convertirá mágicamente en una nube blanca esponjosa o en un arcoiris, pero puede ser redirigido; este es el secreto: saber que en realidad es la inacción y la indiferencia lo que te ayudará a superar los pensamientos negativos.

Profundicemos más.

¿De dónde provienen tus pensamientos negativos?

Comencemos por hablar del elefante en la habitación, o más apropiadamente, del simio en la habitación, porque probablemente deberías saber que tienes uno viviendo dentro de ti.

Sí, todos lo tenemos. Cuanto antes todos sepamos esto, mejor (aunque algunos no lo sabrán, pero bueno, necesitamos la selección natural).

Si te sientes abrumado por las emociones, de mal humor y por todo a tu alrededor, es probable que tu simio haya estado bailando libremente dentro de los profundos recovecos de tu mente subconsciente. Vagando como el Rey de la Selva, tomando todas las decisiones y presionando todo tipo de botones y gatillos.

Seguramente has visto cómo se ve cuando un simio se vuelve deshonesto: gente arrasando los centros comerciales en busca de papel higiénico, gritandole a la gente que solo está tratando de ayudar o, peor aún, cargando un arma y disparando a cualquiera que esté a la vista.

De acuerdo, ese es el final, pero en última instancia, las personas a las que admiras y admiras por su fuerza mental han entrenado a sus chimpancés para trabajar con ellos, como un ejército al mando de sus soldados.

Es una habilidad importante que aprender, pero comenzaron justo donde estás, al darse cuenta de que incluso tenían un simio. El siguiente paso es saber que tu simio realmente quiere ayudar, pero a veces se equivoca, y se equivoca muy mal.

¿Quien es el simio y por qué lo tenemos?

Tu simio obviamente no es un simio real, pero es una forma de catalogar la parte de nuestra mente subconsciente que dirige nuestras vidas, la parte primaria y emocional de nosotros.

El concepto de simio fue acuñado por el profesor Steve Peters en Chimp Paradox, un libro que detalla cómo nuestro simio o chimpancé (que es una parte determinada de nuestra mente subconsciente) puede ser nuestro mejor amigo o nuestro mayor enemigo, como el enemigo del estilo de arruinar la vida.

Es una paradoja porque es la clave de la felicidad y satisfacción, pero también la razón por la que muchos de nosotros sufrimos de falta de fortaleza mental y bienestar.

Tu simio ha estado contigo desde que naciste. Estaba allí antes de que tu mente lógica se desarrollara. Te decía que lloraras cuando necesitaras leche, que hicieras un berrinche para llamar la atención de tus padres y que te rieras cuando algo era divertido.

Almacenó recuerdos emocionales y ayudó a crear creencias sobre la vida para que pudieras aprender lo que necesitabas hacer para sobrevivir.

Algo lindo, ¿verdad?

Sí, no tan rápido.

Tu simio o chimpancé es la razón por la que maldices a alguien mientras manejas cuando se te cierran, el que se enfurece cuando ves una injusticia o escuchas algo que te ofende. También es el que llega primero y te recuerda todas las veces que fallaste y lo doloroso que fue para que te mantengas alejado de cualquier tipo de dolor.

Esto está separado de tu cerebro lógico y racional; está operando en un sistema completamente diferente, casi como si tuvieras dos cerebros. 

Uno de ellos es prácticamente automático y piensa por nosotros sin nuestra participación y se basa en la emoción. El otro está bajo nuestro control y nos permite pensar, como queramos. El problema es que estos dos “cerebros” no piensan de la misma manera y no suelen estar de acuerdo en la interpretación de lo que está sucediendo. –– Prof. Steve Peter

Nuestro simio piensa 200 veces más rápido que nosotros

Fundamentalmente, la forma de pensar del simio es hasta 200 veces más rápida que el cerebro humano, lógico y mucho más fuerte.

Cuando tu simio siente que algo está a punto de suceder, algo que cree que le causará dolor, inmediatamente arrojará todo tipo de cosas para recordarte por qué no debes hacerlo. Ansiedad, estrés, ataques de pánico, pensamientos negativos… ese es tu simio.

Y debido a que tu simio estuvo allí mucho antes de que se desarrollara tu mente lógica, podría instalar ciertas creencias en la computadora interna antes de que tu mente lógica pueda decir:

Espera un segundo, no creo que debamos asumir que todos piensan que no vales nada solo porque no te fue bien en la escuela.

Qué hacer con tu simio y los pensamientos negativos

Ahora que sabes de dónde provienen tus pensamientos negativos, aquí hay cuatro técnicas que pueden usar para manejar a tu simio y con cualquier patrón de pensamiento negativo en el que estés atrapado:

Toma conciencia de las creencias irracionales que tiene tu simio.

Examinar tu infancia y tu alrededor para encontrar la razón por la que no sientes que eres suficiente, por qué odias hablar en público, por qué no puedes hacer amigos o por qué simplemente no sientes que mereces la felicidad. ahí es cuando empezarás a ver lo inútil e irracional que es.

Ir al subconsciente e identificar los recuerdos es muy útil para comprender dónde tomó la creencia y cambiarla.

Empieza a notar tus pensamientos a medida que van apareciendo.

Practica calmarte y notar tus pensamientos a través de la meditación.

Observa lo que sucede cuando lanzas la lógica a un pensamiento negativo, sentimiento de ansiedad o ataque de pánico. En el momento en que cuestionas una creencia o un pensamiento, le quitas el poder y te das cuenta de que no tienes que estar de acuerdo con él.

Esto llevará tiempo para poder hacer cambios, pero en unas pocas semanas puedes producir cambios neurológicos reales.

Si sientes pánico, estrés o ansiedad, activa el nervio vago (es como el freno de mano del acelerador del simio) respirando profundamente y apagando el sistema límbico de “lucha o huida”.

Agua fría en la cara, hacer gárgaras de agua, cantar y respirar profundamente son formas de detener los efectos fisiológicos inmediatos y conseguir un estado más tranquilo en el que puedas racionalizar tu salida.

Pensamientos finales

Con el tiempo, el uso de todas estas técnicas cambiará tu cerebro y sus circuitos neurológicos, y estas herramientas cambiarán tu vida.

Tómate tu tiempo, desarrolla una comprensión del simio y te darás cuenta de que en realidad no necesitas dominarlo. Solo necesitas redirigir los pensamientos negativos y dejarlos ir a otro lugar si no te sirven.