55 5673 5682 karen@serinmune.com

En la entrada pasada vimos los primeros  6 beneficios que trae consigo la practica de la meditación, todos ellos basados en la ciencia; en este artículo abarcaremos los últimos 6 datos basados en estudios científicos de los beneficios reales que puedes tener volviendo la meditación un hábito en tu vida diaria.

La meditación es un proceso habitual de entrenamiento de tu mente para enfocar y redirigir tus pensamientos.

7. Puede generar empatía por los demás.

Algunos tipos de meditación pueden aumentar particularmente los sentimientos positivos y las acciones hacia ti y los demás. Metta, un tipo de meditación también conocida como meditación de bondad amorosa, comienza con el desarrollo de pensamientos y sentimientos amables hacia uno mismo.

A través de la práctica, las personas aprenden a extender esta bondad y perdón, primero a amigos, luego conocidos y en última instancia, enemigos. Veintidós estudios de esta forma de meditación han demostrado su capacidad para aumentar la compasión de las personas hacia ellos mismos y hacia los demás.

Un estudio de 100 adultos asignados aleatoriamente a un programa que incluía meditación de bondad amorosa descubrió que estos beneficios dependían de la dosis. En otras palabras, cuanto más esfuerzo ponen las personas en la meditación Metta, más sentimientos positivos experimentan.

Otro grupo de estudios mostró que los sentimientos positivos que las personas desarrollan a través de la meditación Metta pueden mejorar la ansiedad social, reducir los conflictos matrimoniales y ayudar a controlar la ira.


8. Puede ayudar a combatir las adicciones

La disciplina mental que se puede desarrollar a través de la meditación puede ayudar a romper la dependencia al aumentar su autocontrol y conciencia de los desencadenantes de conductas adictivas.

La investigación ha demostrado que la meditación puede ayudar a las personas a aprender a redirigir su atención, aumentar su fuerza de voluntad y controlar sus emociones.

 

9. Mejora el sueño

Casi la mitad de la población tendrá problemas de insomnio en algún momento. Un estudio comparó dos programas de meditación basados ​​en la atención plena asignando aleatoriamente a los participantes a uno de dos grupos. Un grupo practicaba meditación, mientras que el otro no.

Los participantes que meditaron se quedaron dormidos antes y se quedaron dormidos por más tiempo, en comparación con los que no meditaron. Volverse experto en meditación puede ayudar a controlar o redirigir los pensamientos de carrera o “fugitivos” que a menudo conducen al insomnio.

Además, puede ayudar a relajar el cuerpo, liberar tensión y alcanzar un estado de paz en el que es más probable que te quedes dormido.

10. Ayuda a controlar el dolor

La percepción del dolor está relacionada con tu estado mental y puede elevarse en condiciones estresantes.

Por ejemplo, un estudio utilizó técnicas de resonancia magnética funcional para observar la actividad cerebral mientras los participantes experimentaban un estímulo doloroso. Algunos participantes habían pasado por cuatro días de entrenamiento de meditación de atención plena, mientras que otros no.

Los pacientes que meditaban mostraron una mayor actividad en los centros cerebrales conocidos por controlar el dolor. También informaron menos sensibilidad al dolor. Un estudio más amplio analizó los efectos de la meditación habitual en 3.500 participantes. Encontró que la meditación estaba asociada con una disminución de las quejas de dolor crónico o intermitente.

Un estudio adicional de meditación en pacientes con enfermedades terminales encontró que la meditación puede ayudar a mitigar el dolor crónico al final de la vida.

En cada uno de estos escenarios, los meditadores y no meditadores experimentaron las mismas causas de dolor, pero los meditadores mostraron una mayor capacidad para lidiar con el dolor e incluso experimentaron una sensación reducida de dolor.

11. Puede disminuir la presión arterial

La meditación también puede mejorar la salud física al reducir la tensión en el corazón. Con el tiempo, la presión arterial alta hace que el corazón trabaje más para bombear sangre, lo que puede conducir a una función cardíaca deficiente.

La presión arterial alta también contribuye a la aterosclerosis, o estrechamiento de las arterias, lo que puede provocar ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Un estudio de 996 voluntarios encontró que cuando meditaban concentrándose en un “mantra silencioso”, una palabra repetida y no vocalizada, reducía la presión arterial en aproximadamente cinco puntos, en promedio.

Esto fue más efectivo entre los voluntarios mayores y aquellos que tenían presión arterial más alta antes del estudio.

En parte, la meditación parece controlar la presión sanguínea al relajar las señales nerviosas que coordinan la función cardíaca, la tensión en los vasos sanguíneos y la respuesta de “lucha o huida” que aumenta el estado de alerta en situaciones estresantes.

12. Puedes meditar en cualquier lugar

Las personas practican muchas formas diferentes de meditación, la mayoría de las cuales no requieren equipo o espacio especializado. Puedes practicar con solo unos minutos al día. Si deseas comenzar a meditar, intenta elegir una forma de meditación basada en lo que desea obtener de ella.

Hay dos estilos principales de meditación:

Meditación de atención enfocada: concentra la atención en un solo objeto, pensamiento, sonido o visualización. Hace hincapié en liberar su mente de la atención y la distracción. La meditación puede centrarse en la respiración, un mantra o un sonido relajante.

Meditación de monitoreo abierto: alienta una mayor conciencia de todos los aspectos de su entorno, tren de pensamiento y sentido de sí mismo. Puede incluir tomar conciencia de los pensamientos, sentimientos o impulsos que normalmente podría tratar de suprimir.

Conclusiones

La meditación es algo que todos pueden hacer para mejorar su salud mental y emocional.

Puedes hacerlo en cualquier lugar, sin equipo especial o membresías.

Alternativamente, los cursos de meditación y los grupos de apoyo están ampliamente disponibles.

También hay una gran variedad de estilos, cada uno con diferentes fortalezas y beneficios.

Probar un estilo de mediación adecuado a tus objetivos es una excelente manera de mejorar tu calidad de vida, incluso si solo tienes unos minutos para hacerlo cada día.