Datos revelan que una sola intervención de Qigong (Chi Kung)  puede aumentar el número de monocitos y linfocitos.

Mucho se habla estos dias de como fortalecer el sistema inmune a través de diferentes ejercicios y practicas que no todos tienen estudios que lo corroboren, aquí dejamos el resumen de un estudio publicado en el american journal of chinese medicine y conducido por Hun Taeg Chung y Won Hong Woo.

El objetivo de este estudio fue investigar la influencia de dos intervenciones agudas de Qigong (entrenamiento de Qi y terapia de Qi) en las células inmunes. Las intervenciones de Qigong se compararon con el entrenamiento con placebo y la terapia con placebo en la que no se hizo ningún intento de reunir o mover Qi. El número de células inmunes se midió antes de la intervención, inmediatamente después de la intervención y 1 o 2 horas después de la intervención. Los glóbulos blancos aumentaron significativamente 2 horas después del entrenamiento de Qi real (p <0.05) pero no el entrenamiento simulado en comparación con la preintervención. Hubo aumentos significativos en los linfocitos 2 horas después del entrenamiento Qi real pero no simulado (p <0.05) y los números de monocitos aumentaron significativamente inmediatamente después del entrenamiento Qi real (p <0.01) y el entrenamiento simulado (p <0.05). El número de células NK disminuyó significativamente tanto inmediatamente después del entrenamiento con Qi como después de realizar movimientos simulados sin el entrenamiento concomitante con Qi (p <0.01). No hubo efectos significativos sobre los neutrófilos. La terapia Qi real pero no la terapia simulada aumentó el número de monocitos inmediatamente después de la terapia Qi, y los linfocitos aumentaron más después de la terapia simulada real. Los neutrófilos fueron nuevamente poco modificados. Los datos indican que una sola intervención de Qigong puede aumentar el número de monocitos y linfocitos.

Resultados revelan que una solo intervención de Qi Gong puede elevar el número de monocitos los cuales son glóbulos blancos que luchan contra determinadas infecciones y ayudan a otros leucocitos a eliminar tejidos muertos o dañados, destruir células cancerosas y regular la inmunidad contra sustancias extrañas y también elevan a los linfocitos que son uno de los principales tipos de células inmunitarias. Los linfocitos son leucocitos especializados cuya función es detectar y destruir organismos invasores, como bacterias y virus.

Fuente: The american journal of chinese medicine Vol. 31

https://www.worldscientific.com/doi/abs/10.1142/S0192415X03001016